Los lugares en el cine, es lo equivalente a la escenografía en una obra de teatro, envuelve a las historias dentro de una atmósfera descomunal, y refleja el probable éxito o fracaso de las historias.

Hoy en día con los efectos especiales, se tiene la posibilidad de crear contextos de muy alto nivel, escenografías que nos trasladan a lugares que solo tiene latitud en nuestra imaginación y sin la necesidad de desplazar a todo el equipo de grabación.

Sin embargo, los paisajes naturales siempre son muy especiales, sin menospreciar la magia de la pantalla verde.

Woody Allen, es el claro ejemplo, de cómo utilizar paisajes que tenemos intrínsecos en la tierra, para transmitir una gran historia.

Este cineasta hace de la arquitectura, de las calles, de las ciudades mismas, un personaje más en sus films. Y te transportan de inmediato, a aquellos lugares.

Y para comprobar lo anterior les dejare dos exquisitas películas del cineasta estadounidense, la primera es Midnight in Paris, film que me inspira para escribirles este artículo; ya que hace unas tomas muy peculiares de la ciudad de día, otras de noche, sus lugares, sus calles, que hacen que te enamores de la tan conocida belleza parisina.

Midinght in Paris (2011)

La otra película que encapsula de igual forma la belleza de una gran ciudad es el film “To Rome With Love”, por supuesto se puede obviar que se desarrolla en Roma, Italia.

To Rome With Love (2012)

Entonces vean estas películas con el único objetivo de ver la belleza que el director proyecto por medio de las ciudades que engalanan sus films, es un estallido visual de esteticismo, que se agradece de sobremanera.

Chequen los demás artículos y estén pendientes, ya que les estaré escribiendo de cine, así como alguna que otra ocasión de libros y series. Pueden seguirme en Twitter e Instagram para que estemos en contacto.

Saludos desde el olimpo.

¡Grates innumeras!